¿Cuál es el origen de los malvaviscos?

¿Te has preguntado de dónde salieron los malvaviscos de las fogatas, o los mismos que mezclamos con un chocolate caliente, o los que derretimos en una sartén para comer con galletas?

Es difícil pensar en los malvaviscos como si fueran parte del mundo natural, sin embargo, deberíamos agradecer su origen a la botánica.
Antiguamente la planta llamada Malvavisco, o Althaea officinalis (nombre científico), una hierba perenne que crece en áreas húmedas y que fue la inspiración para crear los marshmallows tal como los conocemos hoy en día.

Al comienzo la planta se utilizaba con fines medicianles y los griegos fueron los primeros en describirla, que era empleada para reducir la inflamación, dolores de muelas y otros.
Los egipcios también la conocieron, pero mezclaban la savia de esta planta con algo dulce, como la miel, por ejemplo, lo que podría ser el precedente de los marshmallows como los comemos actualmente.

Alrededor de 1850, en Francia, cuando el azúcar era más accesible, se comenzó a mezclar el jugo de raíz de la planta con azúcar y huevos. Se podía fundir y moldear fácilmente, pero era un proceso complejo.

Les denominaron pâte guimauve, y “guimauve” es la traducción en francés para la palabra “malvavisco”. En la actualidad, en vez de jugo de raíz, los marshmallows se hacen de gelatina, y los veganos no consideran que esto sea una mejora, debido a que (por si no lo sabías): la gelatina proviene de se hacen de huesos de animales.

Publicado en Uncategorized.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.